El Defensor del Paciente denuncia 11 muertes por klebsiella

.
Reina Sofía dice no tener noticias de ninguna defunción porque "no se ha requerido información sobre ninguna muerte y el centro no tiene constancia de qué casos son"

El Defensor del Paciente, una asociación de usuarios que denuncia presuntas negligencias hospitalarias y médicas, ha elevado esta mañana a 11 los casos de muerte vinculados a la presencia de klebsiella en el hospital Reina Spfía. La klebsiella es una bacteria que forma parte habitualmente de la flora microbiana humana y animal, sin causar daño alguno, pero que ante una situación de estrés o presión, como la exposición prolongada a los antibióticos puede mutar y convertirse en resistente a estos. Esta bacteria se convierte en un verdadero problema en situaciones y especialmente en ámbitos hospitalarios.

El hospital dice que no tener noticias de ninguna muerte porque "no se ha requerido al centro por parte de ningún paciente ni por parte del fiscal información sobre ninguna muerte y el centro no tiene constancia de qué casos son", señala la directora gerente Marina Álvarez. "Lo que marca el pronóstico de los pacientes no es la propia kliebsella sino su patología", añade. Desde principios de febrero el Reina Sofía reconoce tener pacientes con infección por klebsiella. "Esta mañana sigue habiendo siete, cuatro en la UCI y tres en planta pero creo que se va a reducir porque una paciente de la UCI parece ser que ya no está infectada y otro de la planta está a punto de ser dado de alta y mañana puede que solo haya cinco infectados. Desde que se empezaron a ver casos se puso en marcha el protocolo de control y está funcionando".

En ningún momento se habló de fallecimientos. Pero en una rueda de prensa convocada este jueves por el Defensor del Paciente, su presidenta Carmen Flores y dos de los letrados que asesoran jurídicamente a los familiares han afirmado que tienen contabilizado al menos 11 muertes. En la sala se encontraba un numeroso grupo de familiares de personas víctimas de la bacteria y que finalmente han muerto.

La cuestión es saber si la bacteria es la que provoca la muerte o lo es la patología que arrastran los pacientes. "El hospital se escuda en que no se puede decir que la bacteria ha causado la muerte de estas personas pero existe lo que llamamos un nexo causal entre la presencia de la bacteria y el fallecimiento. No solo es la patología que arrastra el paciente lo que le mata sino la presencia de la bacteria", ha señalado María Jesús Villapando, abogada de la asociación.

Algunos de los familiares de la sala han dibujado un panorama estremecedor de lo que está ocurriendo en el interior del hospital. "Mi padre entró por una infección de orina causada por una subida de azúcar porque era diabético. Dos meses después se murió. Nos dijeron que estaba la bacteria presente. Los médicos hicieron todo lo que pudieron por salvarle, pero mi padre no tenía que haber cogido esa bacteria. Y cuando los médicos dijeron que ya no la tenía, tampoco era verdad. Le mandaron a casa, estuvo con su familia, con sus nietos y, finalmente, se murió. Todos nos podíamos haber infectado porque él seguía infectado", se quejaba Raquel Navarro, familiar de una posible víctima de kleibsella.

El hospital asegura que "mientras persistan casos de pacientes infectados o colonizados se continuarán extremando las medidas de aislamiento, tipificación y seguimiento de los casos conocidos o sospechosos por parte de las unidades clínicas y de Medicina Preventiva. Por el momento, el procedimiento continúa abierto y se sigue trabajando en el análisis de la información". El Defensor del Paciente se pregunta qué medidas se están tomando ahora para controlar el brote y qué ocurrió para que éste se produjera y no se controlara cuando el pasado verano se empezó a tener noticias de esta bacteria en el Reina Sofía.

Etiquetas
stats