Debate de argumentarios entre los candidatos cordobeses

Los candidatos, ante los segunderos que regulaban el tiempo | ÁLVARO CARMONA
El Club de Debate CDU organiza en el Círculo de la Amistad un encuentro entre los cincos partidos más animado de lo habitual por un formato distinto que favorecía la interpelación

Debate hubo, sí. Y mucho más del que se acostumbra en una campaña electoral en Córdoba. Pero la mayor parte del mismo estuvo sostenido en los argumentarios nacionales de cada uno de los cinco partidos que han participado en el debate organizado por el Club de Debate CDU en el Círculo de la Amistad.

El debate se sostuvo en cuatro bloques que a su vez se dividía en dos partes. En la primera, los candidatos exponían su programa sobre determinadas materias. En la segunda, sin dudas la más ágil, los candidatos se interpelaban entre sí.

Quizás, el que menos tiró de los papeles (para leerlos) aunque sí que lo hizo, y mucho, de argumentario fue el candidato del PP, José Antonio Nieto. Los otros cuatro leyeron cuando le tocaba exponer su programa. No tanto cuando hubo debate cuerpo a cuerpo. Cada candidato tenía un tiempo de cuatro minutos. Se distribuía el tiempo como quería. Podía iniciar una pregunta y guardar el tiempo restante para interpelar al resto en sus respuestas. El debate estuvo aquí, aunque en el mismo apenas se hizo referencias explícitas a problemas de Córdoba. Los cinco candidatos (Nieto, María Jesús Serrano del PSOE, Antonia Parrado de IU-Unidad Popular, Marta Domínguez de Podemos y Marcial Gómez de Ciudadanos) hablaron más como representantes en la provincia de sus líderes nacionales que como aspirantes a diputados por Córdoba.

A pesar de que el formato lo permitía, no hubo excesiva interpelación entre los candidatos. Aunque sí más de la habitual. Se preguntaron y repreguntaron, y se contestaron, unas veces sin responder y otras respondiendo de forma más directa. No obstante, el debate fue de más a menos. Su duración quizás fue excesiva, más de dos horas. Además, se desarrolló sin pausas.

La frase más polémica fue la que pronunció José Antonio Nieto, cuando todos los partidos, especialmente PSOE, IU y Podemos, recriminaron al PP una política económica que provocaba que los jóvenes emigren al extranjero. “Los jóvenes no se van por obligación, se van porque quieren seguir formándose”, reaccionó Nieto. Los cuatro candidatos le reprocharon la afirmación. “Hable usted con esos jóvenes y con la familia de esos jóvenes que se van”, dijo Domínguez, de Podemos. “¿Usted también ha sido el alcalde del plasma?”, le interpeló la candidata del PSOE.

Más allá de esta frase, Nieto tiró de veteranía para unos debates en los que es experto después de años liderándolos tanto en el Pleno de la Diputación, primero, como en el del Ayuntamiento. También ha estado en el Parlamento y ahora aspira a hacerlo en el Congreso. Más seguro y natural, defendió la gestión de los cuatro años del Gobierno de Mariano Rajoy, del que dijo que ha conseguido “estabilizar” la situación económica del país, y cargó especialmente contra el PSOE, contra la herencia que dejó el Gobierno de Zapatero y contra la Junta de Andalucía.

Además, el exalcalde de Córdoba también reprochó a Ciudadanos que hayan aprobado “uno de los peores presupuestos” de la Junta de Andalucía (lo hicieron ayer) y a Podemos sus críticas. “Había pobreza en España antes de Podemos. No ha surgido con la llegada de Podemos ni con la llegada del PP. Aquí ha habido pobreza siempre”, dijo.

La candidata del PSOE, María Jesús Serrano, hizo una encendida defensa de la gestión socialista en la Junta de Andalucía, de la que ha sido consejera hasta hace solo unos meses. Además, centró su discurso y sus críticas casi exclusivamente en el PP y en el Gobierno de Rajoy. Así, tiró de argumentario para insistir en que la propuesta socialista será “blindar” en la Constitución los derechos sociales.

Serrano tuvo un pequeño desencuentro con la candidata de Podemos por la reforma del artículo 135 de la Constitución, que propuso Zapatero y apoyó el PP, por el que en España se pagan antes las deudas que cualquier otra cosa. De hecho, la candidata de Podemos hizo bandera de que su formación derogará este artículo e incluirá la protección de los derechos sociales en la Carta Magna. Antonia Parrado, de IU-Unidad Popular, lamentó en este punto que Podemos se apodere de la derogación de este artículo, que su formación siempre ha defendido, y se quedó de su costumbre en “ignorarnos”.

Antonia Parrado se mostró muy combativa en su discurso, aunque también tiró de argumentario, y reiteró muchas de las propuestas de su formación a nivel estatal. Además, criticó al PSOE y al PP y denunció que “todos estamos sometidos a los poderes financieros” que son los que de verdad deciden el futuro del país. “Lo único que podemos hacer es cambiar lo que está en juego”, zanjó.

Marta Domínguez sostuvo su discurso en las propuestas de Podemos contra la pobreza y la desigualdad. Lamentó que en la legislatura de Rajoy se hayan disparado los índices de desigualdad y además en el último año los beneficios de las grandes empresas y los bancos aumentara en un 20%. Como trabajadora social, aseguró que la situación en la calle es la del regreso “al bono social” como una especie de cartilla de racionamiento.

El candidato de Ciudadanos, Marcial Gómez, (el único que trajo al debate varias veces el problema catalán), fue el que más preguntas planteó al resto de aspirantes al Congreso. Preguntó por si los partidos van a renunciar a financiarse con dinero público (Nieto le dijo que Ciudadanos había aprobado un presupuesto en la Junta que lo contempla). También el único que habló de un caso concreto pero aprovechando uno general. Afeó a la Junta la subasta de medicamentos, que a su juicio provoca que las farmacéuticas estén dejando de invertir en proyectos como el cordobés del Imibic.

El debate sobre Córdoba regresó casi al final de la sesión, cuando se habló de la inversión prevista en los presupuestos tanto de la Junta como del Gobierno. Nieto preguntó a Serrano si sabía a cuánto ascendía el presupuesto de la Junta en Córdoba, cuando no está provincializado. Serrano se defendió con el recorte en los presupuestos del Estado, “que han puesto a Córdoba a la cola”, algo a lo que se sumaron el resto de formaciones. Podemos e IU criticaron, no obstante, el presupuesto andaluz y el dinero que se destina a políticas sociales.

Etiquetas
stats