¿Cuántos cordobeses habrá en el futuro Gobierno? Calvo será vicepresidenta y Planas apunta a Exteriores

Carmen Calvo, junto a Pedro Sánchez, aplaude a Adriana Lastra.

Este martes, al mediodía, España, previsiblemente, dejará de tener un Gobierno en funciones. Si se cumplen los pronósticos, el Congreso de los Diputados elegirá por mayoría simple a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Será el primer Ejecutivo de coalición desde la restauración democrática. El último fue el del Frente Popular de febrero de 1936 durante la II República. 82 años después, en ese Gobierno habrá cordobeses, y con altas responsabilidades de Estado.

A falta de confirmación oficial, se da por seguro que la cordobesa Carmen Calvo volverá a ser vicepresidenta del Gobierno. Mano derecha de Pedro Sánchez desde la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Palacio de La Moncloa, Carmen Calvo perdería las competencias de Igualdad, que pasarían a manos de Irene Montero, de Unidas Podemos.

Según fuentes socialistas, Carmen Calvo seguirá ostentando la cartera de Relación con las Cortes y sería la encargada de pilotar las negociaciones entre el Gobierno y la Generalitat que tanto el PSOE como ERC han acordado para abordar el conflicto político catalán. Calvo seguiría ostentando así el cargo más importante que ha asumido un cordobés desde que Niceto Alcalá Zamora fuese elegido jefe de estado y presidente de la II República, entre 1931 y 1936.

El gabinete de coalición podría contar con un segundo cordobés, que actualmente es también ministro: Luis Planas Puchades. Un “valenciano de Córdoba”, ya que el ministro nació en Levante pero vive en Córdoba, ciudad desde la que milita en el PSOE desde hace décadas y por la que se presentó a las pasadas elecciones. Planas podría o repetir en Agricultura o alcanzar la cartera de Asuntos Exteriores, tras la marcha de Josep Borrell a Bruselas.

Si Planas se convierte en ministro todo apunta a que Antonio Hurtado volvería a ser diputado en el Congreso, según confirman las mismas fuentes. El PSOE quiere que todos los ministros dejen sus actas de diputado para evitar sustos parlamentarios. La diferencia entre los bloques en el Congreso es tan estrecha que los socialistas quieren evitar que las complicadas agendas de los ministros, especialmente los de Exteriores o Agricultura, con constantes viajes a Bruselas, puedan provocar el empate o la pérdida en alguna votación clave. Ante ello, Planas daría un paso atrás en el Congreso y Hurtado regresaría a la Carrera de San Jerónimo, un lugar que fue su hogar durante las legislaturas que Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

El Pleno del Congreso de los Diputados volverá a reunirse este este martes para proceder a la segunda votación del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, después de no haber logrado el domingo la mayoría necesaria en el primer intento.

En aquella votación, el líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones cosechó 166 votos a favor, a diez de la mayoría absoluta que se requería para ser investido presidente a la primera. En concreto, a los 120 votos del PSOE, Sánchez sumó 34 de Unidas Podemos --faltó una diputada de En Comú por enfermedad--, los seis del PNV, los tres de Más País-Equo-Compromís y los otros tres de Teruel Existe, Nueva Canarias y Bloque Nacionalista Galego (BNG).

El candidato socialista sólo superó por un voto a los rechazos a su investidura, que sumaron 165. En concreto, en el bloque del 'no' se posicionaron los 88 del PP, los 52 de Vox, los 10 de Ciudadanos, los 8 de Junts per Catalunya, los dos de la CUP, los otros dos de Unión del Pueblo Navarro (UPN), uno de Foro Asturias, otro del Partido Regionalista Cántabro (PRC) y uno más de Coalición Canaria.

Los otros 18 diputados restantes --los 13 de Esquerra Republicana (ERC) y los cinco de Bildu-- optaron por la abstención.

Así las cosas, Sánchez se la jugará en la 'segunda vuelta' de este martes, 48 horas después, como marca la Constitución, en la que el candidato ya sólo necesitará sumar más votos a favor que en contra, es decir, más síes que noes.

Con el resultado de la votación del domingo --166 frente a 165-- Sánchez ya saldría investido presidente. Eso sí, siempre y cuando no haya imprevistos de última hora. Dado lo ajustado de la votación --sólo hay un voto de diferencia--, será preciso que no haya más bajas en las filas de los partidarios de la investidura.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha fijado el inicio del debate de este martes a las 12.00 horas para que el candidato pueda volver a dirigirse a los distintos grupos parlamentarios pidiendo su apoyo. Tendrá un máximo de diez minutos y después los distintos portavoces tendrán un breve turno de intervención de cinco minutos para fijar posición.

La previsión es no votar antes de las 12.45 del mediodía para cumplir con las 48 horas justas que establece la Constitución en caso de que el aspirante a Moncloa no logre los apoyos necesarios en su primer intento.

En caso de que, como se prevé, Sánchez obtenga la confianza de la Cámara, Batet acudirá previsiblemente ese día al Palacio de la Zarzuela a comunicarle al Rey el resultado, a los efectos de su nombramiento como presidente del Gobierno.

Etiquetas
stats