Córdoba también tiene su 'boina' de contaminación

Como Madrid, Córdoba también tiene su propia boina de contaminación. El tráfico, el frío, el valle y la falta de viento son los ingredientes perfectos para que desde hace unos días cada mañana desde cualquier lugar elevado de la ciudad la nube de contaminación de Córdoba sea perfectamente visible.

Estos cuatro factores se están produciendo en las últimas semanas en Córdoba y están favoreciendo que cada mañana sea perfectamente visible esa boina gris que ofrece ese extraño aspecto en la ciudad, tan repetido mil y una vez en telediarios de toda España pero sobre Madrid. Eso sí, Madrid tiene en vigor un protocolo para atenuar los efectos de esa boina, que son nocivos para la población, cada vez que se superan determinados niveles de contaminación. Córdoba aún carece de esa norma.

Según informa Miguel Moya del Colectivo Meteofreak, el tono grisáceo de esa nube procede principalmente de los tubos de escape de los coches que circulan por la ciudad. "Las altas presiones, a su vez, provocan que el aire frío en ausencia de viento se estanque en las zonas bajas, ya sean llanuras o valles", como es el caso de Córdoba. Es el aire frío precisamente el que provoca que esa nube de contaminación permanezca baja. Pero la "clave", además, es "la falta de viento", según detalla.

"Todo ese aire frío concentrado en capas bajas provoca un cambio brusco de temperatura a cierta altura que produce un efecto tapón que impide que esos humos suban" y causan esa peculiar boina, detalla Carlos Puentes, también del Colectivo Meteofreak.

La contaminación de invierno en Córdoba se produce por el tráfico, el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). En verano, al contrario, la calidad del aire empeora por el ozono, provocado a su vez por las altísimas temperaturas que soporta la ciudad, unidas al efecto de los tubos de escape.

Estos días, según los informes de la calidad del aire que elabora la Consejería de Medio Ambiente, la situación está siendo "admisible". Así, no se han superado, aún, los umbrales de aviso a la población, a pesar de que Córdoba sigue careciendo de protocolos. El informe diario de calidad del aire estable tres situaciones: "buena", "admisible" y "mala".

De momento, en Córdoba el problema está en la concentración de partículas de monóxido de carbono. Por ejemplo, en la avenida Al Nassir (Vial Norte) el pasado jueves se registraron 1.300 ug/m3 en el aire respirado, una situación más que preocupante. Eso sí, los niveles de NO2, aunque altos, nunca han alcanzado los que estos días se están produciendo en Madrid y que han hecho al Ayuntamiento aplicar un protocolo que prohibe la circulación de coches contaminantes por el interior de la zona delimitada por la M-30 o la circulación en esta circunvalación a velocidades superiores a 70 kilómetros por hora.

https://cordopolis.es/2019/06/22/cordoba-registro-en-una-decada-mas-de-7-000-muertes-asociadas-a-la-contaminacion/

Como Madrid, Córdoba también tiene su propia boina de contaminación. El tráfico, el frío, el valle y la falta de viento son los ingredientes perfectos para que desde hace unos días cada mañana desde cualquier lugar elevado de la ciudad la nube de contaminación de Córdoba sea perfectamente visible.

Estos cuatro factores se están produciendo en las últimas semanas en Córdoba y están favoreciendo que cada mañana sea perfectamente visible esa boina gris que ofrece ese extraño aspecto en la ciudad, tan repetido mil y una vez en telediarios de toda España pero sobre Madrid. Eso sí, Madrid tiene en vigor un protocolo para atenuar los efectos de esa boina, que son nocivos para la población, cada vez que se superan determinados niveles de contaminación. Córdoba aún carece de esa norma.

Según informa Miguel Moya del Colectivo Meteofreak, el tono grisáceo de esa nube procede principalmente de los tubos de escape de los coches que circulan por la ciudad. "Las altas presiones, a su vez, provocan que el aire frío en ausencia de viento se estanque en las zonas bajas, ya sean llanuras o valles", como es el caso de Córdoba. Es el aire frío precisamente el que provoca que esa nube de contaminación permanezca baja. Pero la "clave", además, es "la falta de viento", según detalla.

"Todo ese aire frío concentrado en capas bajas provoca un cambio brusco de temperatura a cierta altura que produce un efecto tapón que impide que esos humos suban" y causan esa peculiar boina, detalla Carlos Puentes, también del Colectivo Meteofreak.

La contaminación de invierno en Córdoba se produce por el tráfico, el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). En verano, al contrario, la calidad del aire empeora por el ozono, provocado a su vez por las altísimas temperaturas que soporta la ciudad, unidas al efecto de los tubos de escape.

Estos días, según los informes de la calidad del aire que elabora la Consejería de Medio Ambiente, la situación está siendo "admisible". Así, no se han superado, aún, los umbrales de aviso a la población, a pesar de que Córdoba sigue careciendo de protocolos. El informe diario de calidad del aire estable tres situaciones: "buena", "admisible" y "mala".

De momento, en Córdoba el problema está en la concentración de partículas de monóxido de carbono. Por ejemplo, en la avenida Al Nassir (Vial Norte) el pasado jueves se registraron 1.300 ug/m3 en el aire respirado, una situación más que preocupante. Eso sí, los niveles de NO2, aunque altos, nunca han alcanzado los que estos días se están produciendo en Madrid y que han hecho al Ayuntamiento aplicar un protocolo que prohibe la circulación de coches contaminantes por el interior de la zona delimitada por la M-30 o la circulación en esta circunvalación a velocidades superiores a 70 kilómetros por hora.

https://cordopolis.es/2019/06/22/cordoba-registro-en-una-decada-mas-de-7-000-muertes-asociadas-a-la-contaminacion/

Como Madrid, Córdoba también tiene su propia boina de contaminación. El tráfico, el frío, el valle y la falta de viento son los ingredientes perfectos para que desde hace unos días cada mañana desde cualquier lugar elevado de la ciudad la nube de contaminación de Córdoba sea perfectamente visible.

Estos cuatro factores se están produciendo en las últimas semanas en Córdoba y están favoreciendo que cada mañana sea perfectamente visible esa boina gris que ofrece ese extraño aspecto en la ciudad, tan repetido mil y una vez en telediarios de toda España pero sobre Madrid. Eso sí, Madrid tiene en vigor un protocolo para atenuar los efectos de esa boina, que son nocivos para la población, cada vez que se superan determinados niveles de contaminación. Córdoba aún carece de esa norma.

Etiquetas
11 de enero de 2020 - 03:18 h