Colores y luz con marca de la casa para alegrar la zona infantil del hospital de Puente Genil

.

La zona infantil del hospital de Puente Genil ya apenas guarda apariencia con la que era hace unas semanas. La artífice es, de nuevo, Carmen López, promotora del proyecto pictórico Colores para alegrarte y que ha llevado la alegría a través de la pintura al hospital Reina Sofía y al de Los Morales. Esta vez, el elegido ha sido el hospital de su municipio, cuya zona de infantil está siendo convertida en una galaxia imaginaria donde los más pequeños puedan moverse sin ningún temor.

El proyecto comenzó a idearse hace ya cuatro meses y a iniciativa del propio hospital. Tras los trabajos desarrollados por López y sus voluntarios en los dos centros anteriores, la dirección pontanesa contactó con ella dentro del proceso de “humanización” de las zonas infantiles del hospital. Sin pensarlo dos veces, López se puso manos a la obra en un proyecto que se está llevando a cabo en tres salas: observación, consulta y espera, además de los pasillos exteriores.

Para contar el mayor número de voces posible se empezó a trabajar en el colegio del municipio para decidir la temática que llevaría toda la pintura. Finalmente se escogió la galaxia y la perrita Laika como la mascota. Tal y como explica López, todo el proyecto pictórico narra un cuento en el que Laika “llega con su nave a Puente Genil y acompañada de Lolo y Lince, que son los dos protagonistas del hospital Reina Sofía y Los Morales”. La perrita llega al pueblo para “enseñar el espacio, la nave y las constelaciones a todos los niños que tienen que acudir al hospital”. López explica que “la sala de espera es la zona de despeque de la nave; la consulta es la nave y la sala de observación es la galaxia”.

A todo este proyecto se ha sumado una novedad que no se ha desarrollado en los centros hospitalarios en los que han pintado López y sus voluntarios. Y es que, por primera vez, Iluminaciones Ximénez -también de Puente Genil- se ha incorporado a esta iniciativa y aportarán los vinilos y la magia lumínica a las salas de espera y de observación. Esta empresa instalará “toda la parte técnica que permita a los niños interactuar con las estrellas y las constelaciones”, que podrán encender y apagar ellos mismos.

López ha cuidado hasta el más mínimo detalle y la accesibilidad está garantizada para todos los niños. Así, se introducirán códigos QR con toda la información sobre la galaxia y la Asociación Disgenil ha realizado una nave de madera que los niños podrán mover. Además, también han elaborado pictogramas e información en el sistema braille.

Todo este proyecto se está llevando a cabo gracias a los diseñadores Conchi Fernandez, Miguel Ángel Leiva y María Díaz; a la fotógrafa Alessandra López y a “los pintoreros y alumnos” del Bachillerato de Artes del IES Góngora, donde López imparte clase. El trabajo pictórico finalizará el próximo martes, momento a partir del cual Iluminaciones Ximénez pasará a incorporar el aspecto lumínico

Etiquetas
stats