Las claves de los créditos online con ASNEF, ¿qué los hace tan especiales?

Tarjetas de crédito y dinero en efectivo | PIXABAY

Vivimos en la era de la información, la comunicación y las facilidades. Todos los servicios modernos se han centrando en perfilar y mejorar todo lo que había anteriormente, con propuestas que, además de más eficaces, son mucho más cómodas de ejecutar y solventan muchos de nuestros problemas del día a día.

Incluso los problemas de dinero son menos complicados gracias a la época en la que vivimos. Las nuevas tecnologías son el caballo de batalla de las entidades bancarias y financiera que, tras mucho tiempo, se han dignado a modernizar un producto financiero tan necesario como los créditos y los préstamos.

Gracias a eso, podemos hablar sin extrañarnos de conceptos como los minicréditos con asnef, pequeñas inyecciones económicas que se pueden solicitar a compañías a cambio de devolver el dinero en un plazo estipulado, pero con una particular diferencia: se pueden solicitar incluso figurando en un índice de morosidad.

Hace años, pedir un préstamo era bastante complicado. Todo el que alguna vez ha pedido un crédito a un banco sabe de todas las trabas que pueden surgir. Toneladas de documentos a entregar, la necesidad de contar con un aval para recibir el dinero, los malabares con los intereses y sus tipos y, por supuesto, la dificultad para organizar una cita y las esperas para obtener una respuesta, o el dinero solicitado.

Muchas complicaciones que necesitaban un cambio para hacer de un producto tan necesario como este algo mucho más accesible. Sobre todo para las personas que, por culpa de la crisis económica, han tenido desavenencias con alguna empresa que han provocado su registro como morosas.

Antes, aparecer en ASNEF era sinónimo de respuesta negativa a la hora de pedir cualquier préstamo o crédito a un banco. Por suerte, los tiempos cambian y las filosofías y productos evolucionan, y ahora sí es posible pedir este tipo de créditos con ASNEF para poder solventar los problemas de dinero fácil y rápidamente.

¿Qué diferencia a un crédito con ASNEF de uno normal?

Si nos adentramos en el campo de los préstamos online, donde estos para personas que figuran como morosas aparecen en mayor número, lo que vemos es que hay una gran diversidad de productos financieros. Los usuarios pueden pedir desde un préstamo personal hasta un crédito 300 euros gratis con las ofertas de intereses al 0% que dan algunas financieras.

Si nos centramos en la propuesta del crédito con ASNEF por internet, lo que encontramos es un producto con las mismas prestaciones y bondades que cualquier otro préstamo que se solicite a través de la red. No propone exigencias adicionales y el trámite es igual de sencillo, aunque sí que hay una pequeña y simple diferencia.

Para empezar, es totalmente obligatorio que el solicitante del crédito sea mayor de edad y que, aparte de eso, aporte un documento en el que se indique que recibe dinero de forma periódica. Este requisito es algo lógico por parte de cualquier financiera, ya que no puede conceder a un préstamo a alguien que no disponga de liquidez para devolverlo. Afortunadamente, con una copia de la nómina es suficiente para cumplirlo.

Por todo lo demás, los créditos con ASNEF se caracterizan por la flexibilidad y las facilidades. Solicitarlos es algo que se puede hacer en menos de un par de minutos, obteniendo una respuesta al instante y el dinero al momento si se acepta la solicitud. Para los casos más urgentes, un préstamo rápido online es genial, ya que se otorga con la mayor presteza incluso aunque el solicitante figure en un índice de morosidad.

Y precisamente lo que diferencia a estos préstamos con ASNEF del resto es que están pensados para las personas que, por cualquier motivo, figuran en esos listados que tanto complicaban las cosas antes. No ponen problemas ni impedimentos, demostrando una flexibilidad tan necesaria como aconsejable.

¿Cómo se pide un préstamo online con ASNEF?

El proceso es muy simple. El usuario solo tiene que acudir a la web de la financiera e indicar tanto el dinero que quiere solicitar como el plazo en el que lo va a devolver, prestando especial atención a los intereses que se generan a la hora de pagarlo todo.

Hecho eso, tan solo hay que aportar algunos datos personales y alguna nómina o documento que demuestre que hay liquidez suficiente como para afrontar el pago.

Con eso es más que suficiente para esperar una respuesta. Esta se suele dar rápidamente, aunque el tiempo para el ingreso sí es más variable.

¿Qué desventajas tienen?

Por supuesto, no todo son bondades con estos productos financieros. También tienen ciertos aspectos que hacen que no sean perfectos. En primer lugar, suelen estar acompañados de unos intereses bastante altos (en ocasiones pueden alcanzar hasta el 10%) y, además, su tiempo de entrega suele ser algo más amplio que el de los créditos rápidos. Un precio que hay que pagar por contar con esta flexibilidad.

Por todo lo demás, son un remedio que deja claro por qué internet está siendo de tanta utilidad en muchos hogares.

Etiquetas
stats