Cajasur eleva un 13% su beneficio consolidado en el primer semestre del año

Sede central de Cajasur en Ronda de los Tejares esquina Gran Capitán | MADERO CUBERO
La antigua caja cordobesa aporta 10,2 millones de euros al beneficio del grupo Kutxabank, que alcanza los 122,7 millones de euros

El Grupo Kutxabank ha concluido el primer semestre de 2015 con un beneficio consolidado de 122,7 millones de euros –con una aportación positiva de CajaSur de 10,2 millones de euros–, un 18,8% más con relación al mismo periodo de 2014, en caso del Grupo, y un 13% de incremento en CajaSur, en términos anuales homogéneos, según ha informado la entidad financiera a través de una nota de prensa.

Durante los seis primeros meses del ejercicio se han seguido observando claros signos de recuperación en la evolución de los resultados del negocio estrictamente bancario, especialmente en márgenes, una clara tendencia creciente de la actividad comercial, ayudada por la reactivación de la demanda de crédito solvente, y un sensible descenso de los ratios de morosidad.

Este resultado positivo ha estado marcado, por tanto, por la confirmación de la mejora de los indicadores macroeconómicos, pero también por la continuidad de factores penalizadores para la actividad financiera, como son la persistencia de los bajísimos tipos de interés del mercado y el desapalancamiento crediticio del sistema, señala la nota del grupo Kutxabank. Este desendeudamiento, no obstante, se da a mucho menor ritmo, vislumbrándose ya a corto plazo un cambio de tendencia, alentado por un importante esfuerzo en una oferta más competitiva y una mayor demanda solvente de crédito.

De este modo, se ha mejorado el resultado bancario tradicional con apoyo en las palancas clave ya manejadas en el ejercicio anterior: gestión de márgenes con ayuda de los costes de pasivo, incremento de los rendimientos derivados de la mayor comercialización de productos, política de contención de costes y mejora de las variables vinculadas a riesgos. A todo ello se unen los relevantes ingresos por la habitual gestión de la cartera de participadas. Todo ello permite mantener un nivel significativo de saneamientos de acuerdo a la tradicional política de prudencia del grupo, agrega la nota

En un entorno macroeconómico de tipos de interés muy reducidos, el Margen de Intereses se ha situado en los 313,6 millones de euros, un 3,0% más que en el mismo período del año anterior. Además, se mantiene la tendencia creciente en los últimos trimestres.

En esta evolución positiva ha sido determinante la activa gestión de los precios de pasivo. Así, el coste de la nueva producción de depósitos en las áreas de negocio ha mejorado de forma continuada y se ha producido un descenso significativo de los gastos financieros.

Los ingresos financieros reflejan un mejor comportamiento gracias a un menor ritmo de desapalancamiento y a una mejora de los precios de entrada de la nueva producción hipotecaria que, más altos que la cartera, permiten compensar parcialmente el efecto de la caída de tipos y de la fuerte presión competitiva.

Con todo ello, el margen de clientes ha alcanzado los 495,1 millones, con un incremento del 4,3%, muestra de la mejora de la aportación de la actividad bancaria típica. Los rendimientos positivos de la cartera de participadas han mantenido su tradicional fortaleza. El registro de resultados recurrentes derivados del cobro de dividendos y los de puesta en equivalencia han continuado registrando niveles elevados, superiores a los 40 millones euros, además de un alto grado de estabilidad. No obstante, han disminuido un 27% respecto a junio de 2014 como consecuencia de la estrategia de rotación en las inversiones industriales que, de forma anual, lleva a cabo la entidad.

Esta estrategia ha contribuido, a su vez, a que los resultados por operaciones financieras y por ventas del semestre prácticamente hayan alcanzado los 173 millones euros, un 78,8% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. En los seis primeros meses de 2015 ha destacado, en este sentido, la salida a Bolsa de Euskaltel, en el que el Grupo Kutxabank se mantiene, desde su creación en 1995, como accionista de referencia.

En cuanto a los saneamientos de la cartera crediticia y de participaciones, se han mantenido los máximos niveles de prudencia en la cobertura del riesgo crediticio e inmobiliario a pesar del menor deterioro de estos riesgos y de los esfuerzos realizados en años anteriores.

De este modo, la mejora de los resultados del negocio bancario, y la contribución de los ingresos derivados de la cartera de participadas, han permitido contabilizar unas dotaciones significativas de 292,5 millones de euros. El Grupo financiero se prepara de esta forma para hacer frente a un exigente entorno normativo y regulatorio. Todo ello sin haber dejado de incrementar el Beneficio consolidado que ha ascendido hasta los 122,7 millones de euros, un 18,8% más que en el primer semestre de 2014.

Estabilidad en el activo, que supera los 59.062 millones

Al cierre de junio de 2015, el tamaño total del Balance del Grupo Kutxabank ha ascendido a 59.062 millones de euros, cifra sólo un 0,6% menor a la de diciembre 2014. Este dato pone en evidencia la ralentización del ritmo de contracción a lo largo de los últimos semestres, como consecuencia, sobre todo, del desapalancamiento generalizado del sistema.

Por el lado del activo, más del 75% del balance ha correspondido al Crédito a la Clientela, epígrafe que presenta ya una evolución semestral positiva con un incremento del 2,7%, impulsada por la reactivación de la demanda solvente de crédito en el sector privado, por necesidades puntuales de liquidez en el sector público y por distintas operaciones corporativas de crédito. Por su parte, los activos no corrientes en venta han disminuido como consecuencia de la materialización en mayo del acuerdo firmado con Lone Star para la venta de 930 millones de euros en activos inmobiliarios.

La Inversión Crediticia Neta de Kutxabank ha finalizado el primer semestre del año con un total de 44.195 millones de euros, lo que representa un crecimiento de un 1,7% respecto al final de 2014. A pesar de este crecimiento, el volumen de las nuevas operaciones de activo no ha logrado compensar las amortizaciones y la reducción natural de crédito, pero se confirman los síntomas de inflexión que se vislumbraban ya a finales del año pasado y la evolución anual se modera con una reducción del 3,6%.

La evolución positiva de la inversión crediticia se ha logrado a pesar de la reducción de la exposición al crédito promotor ‘malo’ y al descenso de los activos dudosos, y se ha apoyado fundamentalmente en la reactivación de la demanda solvente de crédito.

La comercialización de dos de los préstamos hipotecarios más competitivos del mercado –Euribor +1% en el caso del tipo variable y desde el 2,50% en una hipoteca a tipo fijo– ha supuesto un hito en la mejora de las condiciones de financiación para la compra de vivienda.

Esta apuesta estratégica explica en parte el crecimiento que se ha experimentado en el volumen de las contrataciones de préstamos hipotecarios por parte de la red minorista de Kutxabank un 50% y con un crecimiento anual del 37% en total del Grupo.

Durante los primeros meses de 2015 también ha sido muy notable la mejora de la financiación de la actividad de las pequeñas y medianas empresas, que ha crecido un 31% con respecto al mismo periodo del pasado año.

En el primer semestre de 2015 se ha confirmado la mejora iniciada por la evolución de la morosidad durante el pasado ejercicio. Las entradas en dudoso han descendido un 48% respecto al primer semestre del año anterior y el saldo de activos dudosos ha decrecido por quinto trimestre consecutivo.

Como resultado, la ratio de mora del Grupo Kutxabank se ha situado en 9,32%, lo que supone una mejora de 135 puntos básicos sobre el cierre de 2014. Este índice compara muy favorablemente con la media del sector financiero. Excluida la morosidad ligada al riesgo promotor, la ratio del Grupo ha quedado fijada en el 5,3%.

Vuelven a crecer los recursos de clientes en un 2,7%

Por el lado del pasivo, el peso de los depósitos de clientes representan las tres cuartas partes del balance (73%), y ha crecido un 1% respecto al cierre de 2014. Este incremento, unido a la evolución ya mencionada del activo, ha permitido una notable reducción de la financiación a través de los mercados mayoristas. Si se incorporan los recursos de clientes de fuera de balance, el total de recursos de clientes, sin incluir las emisiones mayoristas, ha alcanzado los 59.745 millones de euros, con un incremento del 2,7% respecto a diciembre del ejercicio anterior.

Los Recursos gestionados por las redes de negocio de Kutxabank han experimentado un incremento del 3,2% con respecto a junio de 2014, impulsados, sobre todo, por las redes minoristas con un crecimiento semestral del 2,6%, y un 4,4% en términos interanuales.

En un contexto en el que los tipos de interés se han mantenido en mínimos históricos, los clientes de Kutxabank han buscado rentabilidades más atractivas en los productos de fuera de balance. Un semestre más, los Fondos de Inversión han crecido de forma muy notable, un 11,7%. La excelente labor en la gestión de fondos ha mantenido al Grupo Kutxabank como la cuarta mayor gestora de España.

También destaca la evolución de los saldos de los depósitos a la vista (6,5% respecto a diciembre 2014) lo que, además de evidenciar la fortaleza de la relación de Kutxabank con sus clientes, permite mantener estable la cifra de los Recursos en Balance.

Etiquetas
stats