El Banco de Alimentos evita la emisión de más de medio millón de kilos de carbono al año

Presentación del 'Estudio de la huella de carbono del Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba'.

El Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO) ha acogido recientemente la presentación del Estudio de la huella de carbono del Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba, realizado por el Grupo de Investigación Eco.Efficient Croping Systems, bajo la dirección de Luis López Bellido, y del que se extrae que el Banco de Alimentos evita la emisión de más de medio millón de kilos de carbono al año.

Según ha indicado el Banco de Alimentos en una nota, el objetivo del estudio ha sido calcular la huella de carbono en las instalaciones y servicios de dicha institución cordobesa y estudiar las estrategias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del desarrollo de su actividad.

El desperdicios de alimentos a nivel mundial se establece en 1.300 millones de toneladas por año lo que supone una fuerte carga ambiental siendo hasta hora poco estudiada la huella de carbono. Así, los bancos de alimentos evitaron se desperdiciaran en torno a 2,68 millones de toneladas de alimentos excedentes, lo que ayudó a contribuir a una mitigación anual de aproximadamente 10.540 millones de kilos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) anualmente.

El balance anual de carbono en el Banco de Alimentos de Córdoba se ha calculado restando a las emisiones generadas por el banco las emisiones evitadas por el aprovechamiento de alimentos potencialmente desechables que arrojan una cifra de 547.857 kilos de CO2 por año.

En definitiva, la huella de carbono anual del banco por kilo de alimento gestionado puede calificarse de “negativa”, lo que equivale a un balance de emisiones de GEI “altamente favorable y ambientalmente muy positivo de la actividad del banco”.

Etiquetas
stats