El Ayuntamiento justifica la apertura de correo por el mal uso de los funcionarios

Fachada del Ayuntamiento | MADERO CUBERO
En el escrito de respuesta al Fiscal, de 42 páginas, se señala que se emplea un servicio público para la recepción de correo privado. Se responde a Baquerín y se le indica que confunde lo personal con lo profesional

Cuarenta y dos páginas. Ésa es la extensión del escrito de respuesta que entregó ayer el Ayuntamiento de Córdoba en el registro de entrada del Ministerio Fiscal al tener conocimiento "por los medios" de que la Fiscalía cordobesa había iniciado la apertura de diligencias tras recibir la denuncia del concejal de UCOR, Carlos Baquerín, en la que denunciaba la "apertura indiscriminada" de su correo, tanto en su grupo municipal, como en los servicios de recogida y reparto municipales. Las iras de Baquerín se focalizaban en una instrucción de la Dirección General de Gestión y Comercio en la que se ordenaba abrir el correo para su clasificación. Todo ello teniendo en cuenta que el Consistorio cordobés no tiene normativa específica sobre el reparto de correspondencia.

La respuesta municipal justifica la apertura de las cartas por dos motivos: el primero el mal uso que algunos funcionarios están realizando de un servicio público. Y para ello se toma como referencia los informes y los testimonios del personal de reparto que ya han expresado quejas de que, en muchas ocasiones, llegan al Ayuntamiento avisos de cartas certificadas, a nombre de empleados, que ellos firman por entender que son de contenido oficial y resultan ser personales. Junto a esto, cartas de entidades de crédito, promociones, e incluso paquetes con compras online, así como comunicaciones de carácter claramente personal que "por un principio de cortesía" no se abren, pero que no deberían estar en el canal oficial de comunicación municipal, señala el escrito que insiste en que los servicios de correo y reparto son exclusivos del servicio público en el que operan.

Por otro lado, la respuesta municipal alude también a escritos oficiales que vienen a nombre del funcionario o técnico que se encarga del asunto y que cuando éste se encuentra de vacaciones no se apertura, con el consiguiente perjuicio para el funcionamiento municipal. Esta situación, recuerda el escrito, ya se ha dado en dos casos recientes. En uno de ellos referente a un recurso a una adjudicación que no se registró porque venía a nombre del responsable y no del departamento correspondiente, con el consiguiente trastorno.

Respuesta a Baquerín

El escrito también sale al paso de las acusaciones de Carlos Baquerín sobre la apertura de sus correos. La respuesta es clara: "confunde lo personal con lo profesional" para recomendarle que no haga uso de medios públicos para asuntos de carácter personal. En este punto se citan ejemplos como la carta con aviso de confidencialidad que remitió al secretario del Ingema cuando un día antes el contenido del escrito podía leerse en todos los medios.

Junto a esto, se incluyen la respuesta del portavoz de su grupo municipal, Juan Miguel Alburquerque, en el que se niega categóricamente que se le hayan abierto cartas dirgidas a él en Unión Cordobesa. De hecho, los sobres dirigidos a Baquerín se almancenan en una carpeta que posteriormente se le entrega. De la misma manera, los funcionarios del servicio de reparto niegan cualquier intromisión en el correo del concejal y recuerdan que la normativa interna obliga a entregar en sobre cerrado las cartas dirigidas a los concejales de todos los grupos. Ante esto, el informe del Ayuntamiento señala a Fiscalía que se debe tener en cuenta el "principio de veracidad" de los funcionarios.

Etiquetas
stats