Y se armó el belén…

.

Ya lo sé, a más de uno le va a defraudar este artículo, más que nada porque seguramente esperaría que hablara de los resultados de las elecciones europeas o del tema estrella desde el lunes, la real abdicación y que si referéndum sobre si monarquía o república… pues no, lo siento, no será así.

Hace quince días comentaba que las cosas estaban cambiando y, de repente, la semana pasada, conocimos tres noticias que van a tener un gran impacto en la manera de hacer las cosas y que seguramente a Hacienda en dos de ellas les pille con el pie cambiado.

Así, sin más, comento.

La primera, el todopoderoso Google ha puesto a disposición de sus usuarios una herramienta para ejercitar lo que se ha venido a llamar "el derecho al olvido", que sí, que todo ha venido por una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo (eso sí a instancia de la Audiencia Nacional española), pero ahí está. Será aplicable sólo a personas físicas y que tal eliminación es independiente del hecho de que esos contenidos puedan permanecer accesibles en su lugar de origen y puedan ser igualmente indexados por el buscador con criterios de búsqueda distintos al nombre de la persona… pero ahí está y a la fecha en menos de una semana ya son varios miles de españoles los que han solicitado ejercer dicho derecho.

Aquí, como bien me recuerda mi buen amigo Alfredo Romeo, citando a quién no soy capaz de recordar, "lo que no quieras que no se sepa, no lo hagas".

Lo segundo, la semana pasada se constituyó la primera empresa española, y del mundo, cuyo capital social está escriturado ha sido aportado en bitcoins, que para el profano en estas materias es una moneda descentralizada y sin ningún tipo de control… habrá que esperar a lo que responde el señor registrador mercantil y después la madre Hacienda.  A esta última ya se le han hecho varias consultas vinculantes sobre aspectos tales como si la adquisición de dicha moneda supone la obtención de renta (IRPF), o si aceptar pagos en esta moneda implica aceptar divisas o hacer permutas (o trueques)… todavía se lo está pensando, seguramente, la UE dictará algo al respecto mucho antes.

Ya por último, y no por ello no mucho menos importante para nuestra economía y para el desarrollo de nuevos modelos de negocio. Hace quince días escribía sobre blablacar y uber, dos appps para compartir transporte privado, pues bien, mister Ryan Helth en recientes declaraciones a la agencia Efe afirma que está a favor de empresas como las citadas ya que suponen una alternativa a servicios ya existentes pero a precios más a justados (vamos, innovación, ya que también solucionan con tecnología una necesidad), estas declaraciones no serían interesantes si no supiéramos que este señor es el portavoz comunitario de la Agenda Digital de la Unión Europea.

En fin, que los tiempos andan revueltos, y no lo digo por la política, la monarquía o la república.

En fin. La semana que viene hablaremos del Impuesto de Sociedades que también se presenta este año con algunas novedades bastante importantes. Y después hablaremos de la reforma fiscal que se avecina, que promete ser de agárrate que vienen curvas… al menos, para el mismo sector de la población y profesionales que llevamos sufriendo los efectos de las últimas reformas fiscales.

Vayan preparando anestésico local :(

Etiquetas
stats