Ambrosio ofrece Córdoba como capital para cumbres con países árabes

Isabel Ambrosio y el ministro Dastis con los embajadores de países musulmanes en la sede cordobesa de Casa Árabe | ÁLEX GALLEGOS

La Casa Árabe cumple una década y la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha aprovechado la presencia de los embajadores de países musulmanes en la sede de Córdoba -citados por el aniversario- para ofrecer la ciudad como punto para encuentros con los que lograr acercamientos y acuerdos en los países árabes. Algunos de dichos estados, especialmente los del norte de África y oriente próximo, se han visto sacudidos por conflictos e inestabilidad social y política durante los últimos años. Ambrosio ha subrayado que Córdoba está marcada por un pasado de interculturalidad. "Frente al pluralismo o el multiculturalismo, este concepto no habla solo de diálogo y acercamiento, sino de mutua influencia y respeto al diferente", ha señalado.

"Este décimo aniversario de Casa Árabe es una oportunidad para reforzar ese carácter secular de Córdoba", ha añadido Ambrosio antes de insistir en el ofrecimiento de Córdoba "como escenario para el diálogo, el encuentro y la reflexión que tanto necesitamos en este momento". Y la alcaldesa ha ahondado más allá: "No duden en citarse en Córdoba para alcanzar acuerdos y superar diferencias porque, sin duda, se van a sentir en esta casa dentro de un espacio en el que hemos compartido a lo largo de seis siglos, y que queremos seguir compartiendo, una historia común".

"La ciudadanía vive con desconcierto este complejo siglo XXI, alejado cada vez más de aquel paradigma" que marcó a Córdoba como cruce de caminos de las tres principales culturas y religiones monoteístas. "Pero estoy segura que de manera decidida Córdoba va a saber activar con inteligencia y en clave de futuro el mejor de sus legados para presentarse ante el mundo como esa ciudad del conocimiento, las ideas y punto permanente de encuentro y foro abierto en el que debatir desde el respeto y siempre con soluciones innovadoras e imaginativas. Ese y no otro es el gran reto que nos ha tocado jugar y en el que deseamos que Córdoba contribuya a que sea así", ha añadido.

Ambrosio ha subrayado que "Córdoba está especialmente orgullosa de ser una de las sedes de Casa Árabe y lo hace con ese espíritu que reclamamos fundamental para la forma de concebir el papel que una ciudad como Córdoba quiere representar en el mundo: ese lugar perfecto para el diálogo que necesita la comunidad internacional en general y el área del Mediterráneo en particular".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha empezado su intervención aceptando el ofrecimiento de Ambrosio: "Con mucho gusto vamos a desarrollar en Córdoba varios de los actos que constituirán ese décimo aniversario de Casa Árabe". Dastis ha querido enfatizar el especial trato que la diplomacia española busca en los países de la cuenca sur del Mediterráneo afirmando que "con los países árabes estamos a las duras y a las maduras; saben que pueden contar con nosotros y que cuando sea necesario les vamos a apoyar".

Etiquetas
stats