El alcalde reconoce que las obras en el Puente del Arenal no serán inmediatas

.
Nieto aclara que los trabajos sólo podrían desarrollarse en el momento en el que baje el caudal del Guadalquivir

“Es casi imposible” iniciar de inmediato las obras de reforma del Puente del Arenal porque “armonizar los tiempos administrativos, conseguir los recursos económicos y poder realizarlo prácticamente es imposible que se pueda hacer en el tiempo en el que el río permite actuar en la pasarela”, ha asegurado el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto. El regidor, que esta mañana se ha vuelto a referir al estado del Puente del Arenal tras el incendio del pasado 7 de agosto, ha asegurado que es complicado que es escaso el tiempo con el que contaría el Ayuntamiento de Córdoba para reparar la pasarela.

De esta manera, el Consistorio está pendiente en primer lugar de que abran los laboratorios especializados a los que enviará el material del Puente del Arenal. Estas pruebas, en las que se analizará la resistencia del material del puente a las altas temperaturas que ha sufrido, son vitales para saber el futuro de la pasarela sobre el Guadalquivir. Así, cuando los técnicos obtengan los resultados lo incorporarán a un informe que se elevará a definitivo en la segunda semana de septiembre. Entonces, el Ayuntamiento ya sabrá qué hacer. En la opción más optimista, se abrirían dos carriles del puente, los más alejados de la zona del incendio. El tráfico sería exclusivamente de turismos y motocicletas. En la opción más pesimista, el puente seguiría cerrado hasta que se reparase completamente.

Lo que está claro es que para que se pueda actuar sobre el puente el caudal del Guadalquivir tiene que ser excepcionalmente bajo, según los técnicos municipales. Así, el periodo en el que se podría trabajar en la zona sería en el mes de septiembre, entre que finaliza la época de regadío y llegan las grandes lluvias del otoño. Así, y según los cálculos de los técnicos, las obras en el Puente del Arenal no llegarían hasta el verano del año que viene.

El motivo es que para acceder al pilar central hay que hacerlo desde una barca. En la zona habría que instalar unos gigantescos gatos hidráulicos con los que levantar la pasarela para que se puedan cambiar las gomas que han sido las que han ardido durante el fuego del pasado 7 de agosto.

Etiquetas
stats