¿Y ahora a dónde nos llevamos la Comisaría?

Sindicatos policiales con cascotes de la Comisaría de Campo Madre de Dios | MADERO CUBERO

En enero del 2016, el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, visitó Córdoba para anunciar el compromiso del Ejecutivo con la reforma de la Comisaría de Campo Madre de Dios. Se daba así respuesta a las demandas de todos los sindicatos policiales, que se habían unido en una campaña para denunciar el estado de las instalaciones cordobesas. Casi 12 meses después, el Ministerio del Interior ha descubierto que parte del suelo sobre el que se levanta la Comisaría no es público, sino de la Mutua de la Policía, por lo que las obras no se pueden iniciar de manera inminente y el proyecto ha quedado congelado.

Esta semana pasada, el secretario de Estado de Seguridad y exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha planteado tres posibles soluciones, que se resumen en dos: o innovar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) mientras se tramita una transmisión de la titularidad de los suelos o, directamente, se busca otro sitio. Visto lo que sigue pasando con los suelos sobre los que se levanta el Pabellón de la Juventud, fuentes gubernamentales y del Ayuntamiento empiezan a inclinarse por la segunda opción: buscar otro sitio, lo más cercano posible.

Antes de la visita de Antonio Sanz, los sindicatos demandaron directamente la construcción de una nueva comisaría. El Gobierno optó por reconstruir la actual, pero por fases. Así evitaría traslados de personal o alquileres de otras sedes mientras tanto. Los sindicatos valoraron esta opción, aunque siempre defendieron que habrían preferido una nueva comisaría.

Sí, pero ¿dónde? El lugar más aceptado era en la zona de Preferencia del estadio municipal El Arcángel. Las oficinas apenas están ocupadas, la zona es propiedad del Ayuntamiento y la estructura está hecha. De hecho, los sindicatos valoraron la zona por las comunicaciones, su cercanía con la Autovía del Sur (A-4) y la facilidad del aparcamiento.

De momento, el proceso sigue en estudio. Nieto ha pedido celeridad y que la decisión que toque se tome en un plazo de 15 a 20 días. El Gobierno quiere incluir dinero para este proyecto en los Presupuestos Generales del Estado y para ello debe saber qué hacer: si esperar para reconstruir la Comisaría actual o construir una nueva.

En el Ayuntamiento las novedades sobre el proyecto han cogido de sorpresa al cogobierno. De momento, no hay ninguna decisión tomada, aunque se insiste en la complejidad que supone innovar el PGOU y, sobre todo, el retraso general que puede acarrear (más de un año de trámites administrativos). Ahí está el ejemplo de Cosmos: la innovación para evitar la incineración de residuos dentro del término municipal lleva ya más de un año de trámites, y sumando plazos.

En la zona de Campo Madre de Dios apenas hay solares públicos sobre los que construir una comisaría. Anexo a la comisaría hay un aparcamiento público, que podría servir para la ampliación, pero de momento no es la opción favorita desde el Ayuntamiento que quiere analizar la posibilidad de ceder espacio en la zona de Preferencia del estadio.

Etiquetas
stats