Agresión a un trabajador del centro de salud de Palma del Río

CSIF reclama al Servicio Andaluz de Salud (SAS) que active el protocolo previsto para estos casos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba ha denunciado la agresión física sufrida por un trabajador en el desempeño de sus funciones por parte de un usuario en un centro sanitario público. Los hechos ocurrieron en la noche del pasado sábado en el centro de salud de Palma del Río.

En una nota de prensa, el presidente del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, Antonio Poyato, detalla que el día de los hechos un celador-conductor se encontraba desarrollando su labor en el citado centro sanitario. En un momento dado, un hombre entró en el edificio para solicitar asistencia médica al tener una lesión en una mano, siendo atendido por el citado trabajador para tomarle todos los datos.

CSIF señala que, al pedir la entrada a la consulta del siguiente paciente, el hombre con la lesión en la mano intentó acceder a ver al médico sin que le correspondiera su turno. El celador-conductor le indicó que no podía pasar porque había otra persona delante suya. En ese momento, el paciente le asestó un puñetazo al trabajador, causándole lesiones en la cara, además de insultarle gravemente. De manera inmediata, el celador-conductor se puso en contacto con la Guardia Civil para interponer la correspondiente denuncia.

En este sentido, CSIF recuerda que pone a disposición de todos los empleados de la Sanidad Pública cordobesa que sea agredidos en su puesto trabajo sus servicios jurídicos para que inicien, si así lo estima oportuno, acciones legales para defender su integridad física y moral en el desempeño de su labor en un centro público. Asimismo, Poyato reclama la activación del protocolo de agresiones que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) dispone para estos casos.

La central sindical rechaza “frontalmente” cualquier tipo de agresión, ya sea física o verbal, hacia unos profesionales que realizan una labor “encomiable” con “una evidente falta de recursos” y que padecen desde hace años una “penosa” precariedad laboral con contratos, que en algunos casos, son al 33%, aunque también hay al 50 y al 75%. Poyato también lamenta “la situación de indefensión” a la que se ven sometidos los empleados de la Sanidad en su puesto de trabajo cada vez con más frecuencia.

Etiquetas
stats