Varios agentes de la Guardia Civil de Córdoba se despliegan en Cataluña

Agentes de la Guardia Civil de Córdoba | ALEX GALLEGOS

Varios agentes de la Guardia Civil de Córdoba llevan al menos una semana en Cataluña, según ha podido saber este periódico. En concreto, varios efectivos de la Unidad de Seguridad de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba están desde antes de la Fiesta Nacional del 12 de octubre desplegados en la provincia de Lleida.

Los agentes cordobeses están trabajando en la custodia de infraestructuras clave del Estado y también en la protección de los cuarteles que la Guardia Civil mantiene en esta provincia catalana. Los guardias civiles cordobeses, de hecho, ya han tenido que intervenir en la protección de estos bienes inmuebles propiedad del Estado y forman parte del dispositivo especial que en esta ocasión se está coordinando con la Policía Nacional y los Mossos para evitar que las protestas deriven en violencia.

En vísperas del 1 de octubre de 2017, varias patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Nacional de Córdoba partieron hacia Cataluña y llegaron a intervenir en los disturbios provocados antes, durante y después del referéndum convocado por la Generalitat. En aquella ocasión, los agentes llegaron a pasar prácticamente dos meses destinados en Cataluña. Algunos policías cordobeses vivieron en el famoso barco con la figura de Piolín atracado en el Puerto de Barcelona, desde donde denunciaron las condiciones en las que pasaban las noches.

En el dispositivo actual, el Gobierno ha optado por reforzar la presencia policial en Cataluña con unidades especializadas. Los guardias civiles desplegados pertenecen a una unidad especial que depende exclusivamente de la Comandancia en Córdoba para actuar en casos de alteración del orden público en los lugares de jurisdicción del instituto armado. Su presencia en la provincia de Córdoba apenas si ha sido necesaria en los últimos años, más allá de alguna huelga de jornaleros en Bujalance o de protestas en Posadas.

En esta ocasión, a Cataluña no han ido agentes de la Policía Nacional de Córdoba. En octubre de 2017, los policías desplegados pertenecían a las UPR. En esta ocasión, el Gobierno sí que ha desplegado policías nacionales de refuerzo, pero de las UIP, las populares unidades antidisturbios, que son las que están apoyando a los Mossos en los incidentes nocturnos que se desarrollan en las grandes ciudades.

Eso sí, las fuentes consultadas no descartan que si la situación se encona y la violencia se recrudece finalmente haya que disponer de agentes de la Policía Nacional de Córdoba de las unidades de la UPR. De momento, el Ministerio del Interior ha enviado varias circulares a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado instando a que se congelen vacaciones y descansos previstos ante una posible nueva oleada de violencia en Cataluña.

Etiquetas
stats