Adiós a Julio: el Ayuntamiento del que fue alcalde le abre sus puertas por última vez

El féretro de Julio Anguita entrando en el Ayuntamiento de Córdoba | TONI BLANCO

https://youtu. be/kUPT-YKKYHg

Poco después de las 18:00, Julio Anguita González ha vuelto al Ayuntamiento de Córdoba, a la casa que dirigió por el voto mayoritario de sus vecinos cuando regresó la democracia a España.

A esa hora, los restos mortales del exalcalde de Córdoba entraban en el edificio de Capitulares que él mismo inauguró a principios de los años ochenta. En la puerta, todos los alcaldes de la democracia (faltaba el fallecido Andrés Ocaña) le recibían con un aplauso, y le acompañaban junto a su familia a la capilla ardiente que se ha habilitado en el salón de plenos del Ayuntamiento, ese que él también presidió por vez primera.

En la puerta, unos pocos cordobeses que habían acudido para despedirle rompieron a aplaudir en cuanto el coche fúnebre entró en la calle Capitulares, escoltado por dos motoristas de la Policía Local. Junto a ellos, varias decenas de periodistas, de todos los medios locales, regionales y nacionales, cubrían el histórico momento.

La capilla ardiente de Julio Anguita está cerrada al público, debido a las circunstancias actuales. De hecho, en la puerta, todos los alcaldes de Córdoba tenían mascarilla y contenían la emoción de no poder darse un beso o un abrazo. Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rafael Merino, Rosa Aguilar, José Antonio Nieto, Isabel Ambrosio y José María Bellido son ahora los portadores del legado municipal que deja Julio Anguita.

Su cadáver permanecerá en el salón de plenos hasta el mediodía de este domingo. Junto a él, su familia, su mujer y sus tres hijos. Descanse en paz.

Etiquetas
stats