El acceso a la autovía estará diez meses en obras

Imagen de archivo de la autovía | MADERO CUBERO

No van a ser unas obras fáciles. Solo el proyecto y el proceso de adjudicación ha llevado al Gobierno años. Los trabajos para la reforma del acceso 403 a la Autovía del Sur (A-4) a la altura de Córdoba durarán unos diez meses, según consta en el decreto de adjudicación firmado el pasado día 28 por la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento. En los criterios de adjudicación, y con la ley de Contratación en la mano, ha primado más la oferta económica, según consta en la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

La empresa que reformará un acceso que se quedó antiguo desde su inauguración es una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las constructoras Díez y Hocensa. La adjudicataria ha rebajado en más de un tercio el presupuesto inicialmente previsto. Así, el Gobierno había estimado un gasto de 1,06 millones de euros. Finalmente, la obra le va a costar 682.729 euros, que es el dinero que ha ofertado esta UTE. Estas dos constructoras, de hecho, han hecho la oferta más barata sin caer en baja temeraria de las 53 que se han presentado a este concurso público.

El problema en este punto de la autovía existe desde junio del año 2015. Hace dos años y medio se inauguró la conocida como Variante de Porcelanosa. El proyecto de construcción se desarrolló según lo previsto en un plan de principios de siglo. Entonces, se preveía un volumen de tráfico que ha aumentado de manera notable. De ahí, el tapón y los atascos.

Ya en octubre del año 2015 el Gobierno admitió el error de cálculo y se puso manos a la obra para encontrar una solución. Entonces decía que su objetivo pasaba porque las obras se pudiesen iniciar en el año 2016. Finalmente, el importe necesario para la reforma hizo imposible este plazo. Hacía falta encontrar una partida suficiente para pagar la obra y no estaba incluida en los Presupuestos Generales del Estado.

2016 fue un año electoral, en el que hubo que repetir las generales. El Gobierno no pudo aprobar sus presupuestos y la obra se quedó pendiente. Aún así, el Ejecutivo prometía que para 2017 se habría solucionado el problema. Pero los plazos se le volvieron a echar encima y no fue hasta este año cuando el Gobierno central pudo poner en marcha la obra. Licitó el proyecto y este mismo 28 de diciembre lo ha adjudicado.

En el decreto, el Gobierno le ha dicho a la UTE que construirá el nuevo acceso que tiene cinco días para firmar el contrato. El objetivo es acelerar los trámites lo máximo posible y que las obras puedan arrancar de una manera inmediata.

El proyecto actual es muy concreto: se ha previsto la creación de una nueva salida unos 900 metros más adelante, que permitirá separar los tráficos que se dirigen hacia Córdoba Sur o hacia Granada por la N-432 de los que se dirigen hacia la autovía CO-32 de Circunvalación Oeste de Córdoba o los polígonos industriales de Amargacena y La Torrecilla, “ganando así fluidez en la circulación y mejorando la seguridad vial”, aseguró este mismo viernes el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado.

Como ya explicó en su día la Dirección general de Carreteras, la actuación de mejora contempla abrir la nueva salida en el kilómetro 403,6 de la autovía A-4 en sentido Sevilla, mediante un ramal de transferencia que confluirá con la vía colectora-distribuidora que discurre paralela a la autovía por su margen derecha y que conecta con la Ronda Oeste de Córdoba. Con ello se pretende mejorar el acceso al enlace con la Ronda Oeste de Córdoba, a la vez que se mejora la seguridad vial en el entorno del enlace con la carretera N-432, Badajoz-Granada.

Etiquetas
stats