Tenía uno de los secretos de la felicidad en la punta de la lengua para contarlo pero mi hija me ha dado un abrazo sorpresa y se me ha ido

https://twitter. com/FranqZisco/status/247085823873409024

Se me olvidan las cosas. Cada vez más.

Debe ser por la edad, claro.

A veces hablo de la felicidad en mi cuenta de twitter.

Pienso en voz alta, en realidad (o en texto corto, ya puestos...)

Cosas que me pasan o se me ocurren en el momento.

O que me pasaron hace un siglo y algo me las recuerda.

Y lo tengo que escribir rápido, porque si pasa mucho tiempo entre que suceden o me acuerdo y las escribo... pues eso, se me olvidan.

La felicidad.

Tantas maneras de verla, tenerla, sentirla, envidiarla, añorarla o quererla como personas o colores o gustos.

Tantísimas maneras que cualquiera se atrevería a definirla más allá de la sensación que te llena, de la sonrisa que inunda tu cara o, qué se yo, de la risa.

Cantaba Sole Giménez, Sole Giménez

"...la felicidad, son momentos de descuido

ese instante que saluda y ya se ha ido

se ha ido..."

A mí me gusta pensar que está en las pequeñas cosas grandes de cada día.

Las pequeñas cosas grandes, sí.

En esas que suceden tan a menudo que la costumbre las oculta bajo un halo de normalidad.

En esas que, si te paras a pensarlo bien, son absolutamente maravillosas.

Esas, sí.

Está claro que no son nada pequeñas. Pero nada.

https://twitter.com/FranqZisco/status/336123377637003265

A veces me pasa, como antes, con mi hija.

Otras, como ésta de más arriba, con mi hijo.

Y siempre ocurre igual a la hora de explicarlo: me interrumpen.

Y claro, se me olvida.

Es que los niños son tremendos, y como solo quieren que estés pendiente de ellos pasa lo que pasa y al final no me dejan explicar la felicidad.

Pero no me quejo. Para nada.

https://twitter.com/FranqZisco/status/385125834350006273

Pero no me ocurre solamente con los niños, no.

Como acabo de decir hace un momento, mi mujer también me interrumpe cuando voy a explicarla.

Sonrío cuando me interrumpe así, claro, y tampoco me quejo, vaya.

Tampoco por esto me quejo nada.

De hecho no me importaría que no me dejara ni hablar nunca si me interrumpiera todo el tiempo.

https://twitter.com/FranqZisco/status/396039738794442753

Pues sí, yo soy y quiero seguir siendo ese hombre sencillo.

Y nada tengo que buscar ya, porque la sensación que me llena y las sonrisas las tengo.

Solamente cuidarlas.

Cada día.

Para siempre.

Sean felices, por favor.

...

¿Algo de música?

http://youtu.be/HHwvASAL3eg

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2013 - 00:59 h