Los tramposos: presupuestos (1ª parte)

No he podido evitarlo, ha sido leer los presupuestos municipales y acordarme del "timo de la estampìta" que se explicaba a los españoles en la película "Los tramposos" de Pedro Lazaga. A la hora de presentar las cuentas municipales para 2013, el recaudador, Bellido de Locksley, ha tenido que tirar de trucos y engaños para vendernos que son unos buenos presupuestos, que él es un buen chico y que no se puede hacer otra cosa. En la película de Lazaga, Tony Leblanc y Antonio Ozores se dedicaban a engañar a todo el que se ponía a tiro para sobrevivir: lo mismo vendían un coche que no era suyo que organizaban rutas turísticas consistentes en visitar funerales o escayolaban a borrachos . El tono de comedia endulzaba los engaños, pero en el fondo nos presentaba la España de la picaresca nacida del Lazarillo deTormes, del Buscón o de Rinconete y Cortadillo y que pensábamos que había desaparecido. Pues no, ahora, nuestros peperos se suman a esa tradición, para ocultar que hay un importante recorte municipal y, en plena época de crisis, hace poca gracia. Comparto que la situación económica del ayuntamiento hay que estabilizarla, pero que asuman su responsabilidad de gobierno y no se justifiquen con excusas de mal pagador.

El timo estrella es convertir la memoria de alcaldía que acompaña los presupuestos en una extensión del insustancial Córdoba 10 que PePe Nieto presentó en el debate de estado de la ciudad. Y digo insustancial, porque no pueden venderse como novedades programas que llevan años desarrollándose, como el de gratuidad del autobús para los mayores. No puede señalarse como una apuesta política un presupuesto municipal que vuelve a descender, lo que al final significa que el ayuntamiento moverá menos dinero en la ciudad, y eso a pesar de que, por segundo año consecutivo, suben los impuestos y tasas que abonamos, en contra de lo prometido en la campaña. Un ejemplo claro es la supuesta apuesta por "Córdoba habitable", donde se incluyen las transferencias a Sadecoo Emacsa, ..., olvidándose comentar que en gran medida van a recibir el dinero que los cordobeses pagamos directamente, como no puede ser de otra manera. Igualmente, es grotesco que se vendan como positivas las transferencias al IMDECO, cuando bajan las mismas y suponen el despido de más de 2o trabajadores. Es ridículo que mantegan defender la apuesta por la cultura cuando el presupuesto previsto en 2013 vuelve a descender.

Por otro lado, el verdadero tocomocho se produce en lo que define como objetivo central, esto es, la creación de empleo. Enorgullecerse del gasto que va a realizar el IMDEEC en políticas de empleo, porque incrementa 500.000 euros más, sacados del despido de trabajadores, es una desfachatez porque supone uno de los presupuestos más bajos de los diez años de vida del organismo municipal. Vender que las empresas que contraten con el ayuntamiento tengan más puntuación por incorporar parados, no sabemos si significa que esas empresas, que ya prestan servicios municipales, van a tener primero que despedir a parte de sus empleados actuales para poder continuar con el servicio. Lo cierto es que el empleo se genera fundamentalmente mediante inversión y que esta es ridícula por segundo año consecutivo (hay años en que se alcanzaba los 100 millones) . De los 15, 6 millones que se plantean, el mismo documento reconoce que una tercera parte es para pagar deudas por expropiaciones y otros gastos similares que no generan empleo. Vender como éxito que por distritos se podrá contar con 70.000 euros, que solo da para arreglar alguna calle o jardín, es un sarcasmo tras dos años en que no se ha invertido salvo en lo derivado del plan Urban o del Aepsa. Que además se haga depender dicha inversión a que la Junta de Andalucía pague una deuda que no reconoce, es demostrar que no tienen intención alguna de aplicar ni siquiera tan exigua cantidad. ¿Como echaran de menos los planes FEILS, FEELS y Proteja que tanto criticaron y que supusieron una inyección en la ciudad de primera magnitud?

La excusa para no invertir más es que no es posible concertar operaciones de crédito por la elevada carga financiera que se sostiene, de la que acusa a los gobiernos anteriores. Se le olvida que ellos han contribuido de forma importante pues, tanto en 2011 como en 2012, han optado por firmar préstamos para pagar gasto corriente y no inversiones. El hecho es que la deuda acumulada es la mayor de la historia municipal, en contra de nuevo del programa electoral con el que se presentaron a las elecciones. Ni siquiera se puede considerar positivo que se vuelva a la senda de la construcción de viviendas, puesto que la cantidad prevista de 369 viviendas queda muy lejos de las 200o anunciadas en el debate del estado de la ciudad. Claro, que ya harán el truco del almendruco cuando incluyan las que se construyeron, pero no llegaron a entregarse, en el mandato anterior, como los apartamentos del Tablero. Al menos, ya reconocen que era una burda mentira que se hubiera perdido dinero dedicado al centro de congresos, puesto que cuentan con unos 2o millones de euros en remanentes, producto de la "maldita" herencia. En cualquier caso, que los timos de Tony Leblanc y Antonio Ozores nos hacían reír y que el engaño de las cuentas peperas, sumadas a las aprobadas  por la Junta y el gobierno central, nos avecina un año de sombras con la amenaza de llegar a 50.000 parados.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2012 - 07:00 h
stats