Elecciones

Es ya una relación patológica ¿ con quién vas a estar mejor que conmigo? No hay nada peor que la gente que se dice imprescindible, se meten en tu vida, quizás todo empezó por un sentimiento sincero, pero hace ya mucho que no lo tienes claro cuando eres capaz de pararte a pensarlo. No recuerdas cómo era antes de que llegara, ya en el fondo no sabes cómo eres, porque si no puedes restaurar aquel instante previo, ¿quién te dice que todo esto no es un invento? ¿ Quién te asegura que esos riesgos de los que habla son reales? Quizás ya ha pasado todo eso que anuncia pero aún no lo sabes, porque lo que ha pasado es él.

Es como un oncogen, parte de ti pero a la vez te niega, un cuerpo inverso que de algún modo también te constituye, tú eres tú y tu enfermedad, ya todo se ha cronificado y se trata de vivir lo mejor posible, de convivir.

Hablas y le miras de reojo buscando aprobación, no te atreves a decir nada no vaya a ser que te equivoques, o que él considere que lo haces. En el fondo tú ya lo sabes, incluso eres tú quien sabes que lo haces mal, aunque no sabes muy bien qué, pero él te defenderá, así que sólo su mirada aprobatoria te hace sentir bien. No sabes si estás enfermo o si los cuerpos tienen todos esas pequeñas molestias, si la propia existencia consiste en ese zumbido permanente de fondo, si esta que ves es la luz que todos compartimos, pero es lo que hay y en el fondo te parece bien, no tiene mucho sentido ponerse a hacer preguntas a estas alturas.

Es domingo, toca arreglarse, elecciones.

Etiquetas
Publicado el
24 de marzo de 2015 - 05:51 h
stats