Carta a la DGT

No voy a ocultar mi identidad. Mi nombre es Antonia Palacios, vivo en Posadas (Córdoba) y quiero en mis primeras líneas agradecer la labor de la DGT, Guardia Civil y demás cuerpos al servicio del ciudadano, donde tengo familiares y amigos.

Mi historia es la siguiente: He cometido una infracción por exceso de velocidad y por supuesto voy a proceder a abonar. Claro está, si lo hago ahora me bonifican con el 50%; si me arriesgo y me meto en pleitos pierdo la bonificación y tendré que pagar 300 euros….y 2 puntos. ¡Bien! Siempre ganan… Esto no es nada particular, esto ocurre a diario al 60% de los ciudadanos.

Mi queja no es esa…De una población de 7500 habitantes aproximadamente, hay cuatro personas que en el mismo km (lógicamente donde está el radar), a distintas horas del día, en distintos días íbamos a 102 km/h (ni uno más ni uno menos). En una ciudad tal vez, donde no nos conocemos ni nos hablamos ni nos saludamos ni preguntamos……pero en un pueblo, donde somos más cercanos, nos conocemos todos, hablamos de nuestras cosas, nos enteramos de lo que le ha pasado a fulanito, llamaría yo a esto mucha coincidencia. ¿No están de acuerdo conmigo? Y ¿saben cuál es mi conclusión? El límite entre 100-101 está en pagar 100 ó 300 euros. Por eso circulamos "todos los malenos" a 102 km/hora. ¡Qué casualidad! Pónganle ustedes el nombre que quieran. Y no te empeñes en pedir explicaciones porque no puedes demostrar nada….

Disculpen señores, pero no nos hemos caído de un nido. ¡Disfruten sus pagas extras y tengan una Feliz Navidad!

Antonia Palacios Rubio

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2017 - 06:46 h