Diez años después: 2005

Se nos escapa el 2015, en estas últimas semanas intentaremos pegarle un repaso a lo mejor que nos ha dejado el año musicalmente hablando; pero esta semana, con el frío de diciembre, nos hemos puesto un poco nostálgicos  y nos hemos acordado de aquella maravillosa añada de disco nacionales que cumple por estas fechas su decimo aniversario. Así que, con diez años de retraso, y un poco a contracorriente, ahí va nuestro análisis con lo mejor de la música nacional en 2005.

Es probable que los historiadores del futuro citen aquel lejano 2005 como el comienzo de esta nueva edad de oro de la música española. Ciertamente hablarán de como en estos últimos diez años la gente comenzó a mirar hacia aquí y

no hacia allá; de como, poco a poco, florecieron los festivales por toda la península y los cabezas de cartel comenzaron a ser grupos nacionales. Fue el año en que la música "independiente" en castellano perdió sus complejos.

Bendito 2005. Regresó Iván Ferreiro tras su letargo pospirata, con sus Canciones para el Tiempo y la Distancia, y lo hizo a lo grande, creando el primer himno popular de esta nueva era: Turnedo.

Los últimos románticos del levante, La Habitación Roja, tras una década en los escenarios, sorprendieron a todos con su enorme Nuevos Tiempos, disco indispensable en el equipaje emocional de muchos de nosotros.

Mientras tanto, Nacho Vegas se entronaba confesando como casi conoció a Michi Panero; Fran Fernández y Sergio Algora continuaban nuestra imparable conversión al Costabravismo; y los Lori confirmaban desde su Hotel Pimodan que más que para interrumpir, venían para quedarse.

Desde Córdoba,  Álvaro muñoz -el Bowie Califal- publicaba el completísimo Sequentialee  como Tarik y la fábrica de colores, y Deneuve se ponía en manos de Paco Loco para decirle adios al amor.

 Nosotrash, Dorian, Delorean,  Tokio Sex Destruction, Cooper,  Tachenko, Second, Astrud, Nadadora, El Inquilino Comunista...  Incluso los omnipresentes Vetusta Morla , que por aquella época  tan solo tenían un EP bastante amateur, estuvieron aquí en Córdoba , en el añorado Quiñón, tocando ante cuatro gatos y algún que otro groenlandiers.

De entre todos los hitos, para mí el más destacable fue como tres de las bandas más importantes de los años posteriores, dejando atrás viejos fantasmas y temores abrazaron por primera vez en sus discografías el caste

llano: Sidonie y su Fascinado; Deluxe (Xoel López) y su Los jóvenes mueren antes de Tiempo; y Love of Lesbian y su preciosista Maniobras de Escapismo. Fuera complejos, la buena música hecha aquí ahora hablaba nuestro mismo idioma.

https://open.spotify.com/user/groenlandiers/playlist/3hVHjJof6HhorMQUUNo0cG

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2015 - 15:16 h
stats