La Esperanza

La esperanza es esa cosa ingrávida que revolotea como un insecto lepidóptero en una página de Emily Dickinson y que nunca sabes muy bien dónde va a posarse.

Puede alimentarse con un poco de voluntad, pero no acepta bien que la atiborres de optimismo. Puede empacharse.

La esperanza es abrir una cerveza en el descanso del partido de tu equipo cuando aún el marcador señala un empate.

La esperanza se disfraza a veces en un beso furtivo en la mejilla mientras te susurran "nos vemos otro día".

Yo he visto a gente sin esperanza que la ha buscado en misa o en un afterhours con desigual acierto. O suerte.

Esperanza se sentaba a mi lado en clase y ahora es bibliotecaria.

-¿Crees que la esperanza puede estar agazapada durante quince días de campaña electoral y aparecer a última hora? -Ostras. Ahí me has pillado. No sé… supongo.

La esperanza es llegar con opciones a la prórroga. Es fácil.

Etiquetas
Publicado el
6 de diciembre de 2015 - 02:00 h